Carlos Beltrán, Piculín Ortiz y FIBA


22 de julio de 2015

J. De Jesús

Desde las Gradas

Carlos Beltrán, Piculín Ortiz y la FIBA

I.

Durante el día de ayer se desató una guerra mediática entre el retirado astro del baloncesto puertorriqueño, José “Piculín” Ortiz, y el actual presidente de la Federación de Baloncesto de Puerto Rico, el Lcdo. Carlos Beltrán. En resumen: durante la mañana de ayer Piculín escribió unos comentarios en su cuenta personal de la red social Twitter criticando la estructura del baloncesto en Puerto Rico; horas más tarde Beltrán, en entrevista con Normando Valentín en WKAQ Radio, atacó las expresiones del Concorde boricua, tildándolas como “fuera de lugar…pues es un funcionario FIBA”, entre otras razones (para mayores detalles puede leer las notas publicadas en el rotativo Primera Hora aquí, aquí y aquí).

Esta controversia fue la comidilla del día en las redes sociales luego del shock inicial de la devastadora derrota frente a Brasil en los Juego Panamericanos Toronto 2015 en la mañana del martes. A eso se le sumaron expresiones del decano del baloncesto FIBA en Puerto Rico, el Lcdo. Jenaro “Tuto” Marchand, sobre los problemas que aquejan al básket local  y la revolución que significará la nueva Constitución de la FBPR (para detalles sobre las expresiones de Tuto, lea la nota de El Nuevo Día aquí).

Mucho se ha comentado en las redes sobre lo pugna Picu-Beltrán, pero nos queda una duda: ¿por qué Carlos Beltrán reaccionó de esa manera a las expresiones del Picu?

II.

Cuando Beltrán fue abordado por Valentín sobre las expresiones de Picu, Beltrán bien pudo haber tomado la ruta elegante. Por ejemplo, pudo haber dicho algo a los efectos de: “Picu es una gloria para este país, y las puertas de la FBPR están abiertas para que sea parte de esos cambios que todos deseamos”; también pudo haber dicho: “Por el momento no tengo comentarios sobre sus expresiones”. Pero no tomó esa ruta. Todo lo contrario. Se fue al ataque. ¿Por qué?

Se nos ocurren varias razones obvias:

  •         Ante la magnitud del fracaso del equipo quiso divertir la atención creando otra controversia
  •         Al enterarse que las expresiones incluían verdades dolorosas que no pueden ser desmentidas, Beltrán decidió disminuir su impacto desvirtuando al mensajero (Picu)
  •         Mentalidad de búnker (bunker mentality en el difícil; esa manera defensiva de pensar y actuar de miembros de un núcleo que en su paranoia piensan que están siendo atacados injustamente por otros)
  •         Todas las anteriores

También proponemos una razón menos obvia y un poco más compleja.

Como dijimos anteriormente, Beltrán bien pudo haber sido elegante desestimando al Picu. También pudo haber intentado desacreditar y desvirtuar a Picu por múltiples razones. Pero escogió una razón que a primera vista luce curiosa y extraña: la posición de Ortiz en FIBA (Ortiz ocupa una posición de Coordinador de Eventos para FIBA Américas). Según Primera Hora esta fue la cita:

““Considero que fueron comentarios fuera de lugar por parte del señor Ortiz, pues es un funcionario de FIBA, pero no le hago caso. Cada cual que asuma sus responsabilidades. Cada cual tiene que saber lo que representa y para quién trabaja, y él tiene que entender que es un funcionario de FIBA. Eso es como si yo hiciera un comentario de él y, obviamente, no lo voy a hacer porque yo sé para lo que yo trabajo. Nosotros vamos a seguir caminando”, indicó Beltrán.”

Quedaba claro que Picu hablaba en su calidad personal y no a nombre ni en nombre de FIBA; como cuestión de hecho así lo expresó Piculín desde el comienzo de su alocución. Con sus expresiones Beltrán trajo a FIBA al ruedo halado por los pelos. ¿Por qué Beltrán sacó a relucir el nombre de FIBA?

Consideremos los siguientes hechos:

  •         Las críticas del Picu no eran las únicas críticas recientes al baloncesto local (Elliot Castro publicó el pasado 14 de julio en Claridad una dura crítica contra el BSN que Beltrán también preside; así, pues, la Descarga Deportiva, sin Paquito en sus filas, es territorio enemigo para Beltrán)
  •         Cuando accedió a la entrevista con Valentín, Beltrán sabía lo que hacía. Visitaba a un periodista de renombre nacional, con trasfondo deportivo (aunque su especialidad es béisbol), en la estación con mayor audiencia en la radio puertorriqueña
  •         Como todos sabemos, FIBA lleva años exigiéndole a la FBPR que reforme sus estatutos y, particularmente, el proceso mediante el cual se elige a su alta oficialidad, incluyendo su presidente. En diciembre pasado adelantamos la noticia del incumplimiento temerario de la FBPR al mandato de reforma democrática de FIBA; y a principios de mes funcionarios de FIBA y la FBPR celebraron conferencia de prensa para presentar la propuesta nueva Constitución de la FBPR exigida por FIBA
  •         Bajo los estatutos vigentes hoy, la presidencia de Beltrán concluye en enero de 2016 (i.e. en seis meses)
  •         Beltrán aspira a continuar presidiendo la FBPR
  •         La re-elección de Beltrán peligra si se implementa la democratización del proceso eleccionario de la FBPR
  •         Beltrán sabe que el pueblo deportivo puertorriqueño históricamente es muy celoso de intromisiones de “terceros” en nuestras instituciones deportivas y campeonatos nacionales (para ejemplo reciente ver comentario reciente de Fufi Santori tronando contra FIBA por las fechas de competencia)
  •         Dirán lo que quieran de Beltrán, pero el hombre es astuto y sagaz con los medios

Por todo lo anterior, proponemos la siguiente teoría para explicar el porqué de los comentarios de Beltrán:

Beltrán aprovechó los comentarios de Piculín para comenzar a sentar las bases de una campaña de relaciones públicas para desacreditar el mandato de reforma democrática de FIBA como una intromisión indebida de la entidad internacional en los quehaceres de la FBPR y el baloncesto local. Esta campaña de descrédito buscar posponer (y posiblemente cancelar por completo) la implementación de la nueva Constitución hasta luego de asegurar su re-elección y permanencia en el puesto de presidencia.

III.

Beltrán cometió un error de cálculo atacando a Piculín. Piculín está perfectamente legitimizado para hablar de básket en Puerto Rico, por el amor a dios. De eso no hay duda. A juzgar por la reacción de la fanaticada en las redes sociales, ésta piensa que el Picu tiene más derecho a comentar sobre nuestro baloncesto que el mismo Beltrán. Pero Beltrán no solo se equivocó al cuestionar la legitimidad de sus expresiones, sino que falló en medir el apoyo que Piculín tiene en la fanaticada, y el repudio que su ataque al ídolo generaría.

Entonces, volvemos a la pregunta inicial: ¿por qué Carlos Beltrán reaccionó de esa manera a las expresiones del Picu?

Aunque es difícil, y hasta peligroso, tratar de meterse en la cabeza de otro, creemos que las posibles razones y la teoría aquí presentadas no son descabelladas. Todo lo contrario. Son totalmente razonables y cónsonas con lo que hemos visto en la FBPR recientemente.

One thought on “Carlos Beltrán, Piculín Ortiz y FIBA

Leave a Reply (Comente)

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s